Empanadas Argentinas

Y una docena de amigos

GGM_7138

 

Te juntas con amigos, el horno se esta precalentando y te das cuenta que no te alcanzan las sillas, le tocas el timbre al vecino y le pedis si te puede prestar unos banquitos, a cambio lo invitas a tu casa a también comer algo entre amigos, te sigue sin alcanzar las sillas pero ya no importa.

La primera vez que abrís la puerta del horno y el olorcito empieza a invadir el living, se escucha de fondo uno de tus amigos al grito de “Que rico olor!, me agarro hambre!”, le pedis un poco más de paciencia mientras haces magia para que el resto no se llenen con salame y quesos sobre la mesa. El mate pasa a segundo plano, mientras siempre hay uno que se demora en devolverlo al cebador, aunque reclames te das cuenta que contar la historia es hasta más importante que el mate pase de mano en mano, los detalles en la historia se vuelven más y más interesantes. Te levantas apurado y vas a revisar que se estén dorando parejo de arriba, ya la segunda vez que abrís la puerta del horno ya es inevitable que uno de tus amigos se acerque a la cocina a preguntarte si falta mucho, miras de reojo el reloj en tu pulsera y le mentís que en 5 minutitos salen.

Uno de tus amigos cambia la música y el resto se queja que siempre escucha- mos lo mismo, se descorcha el vino y en una bandeja de madera te acercas a la mesa para que (hasta el vecino) pruebe unas ricas empanadas.

GGM_7241

Dejame que te cuente que son las empanadas.

Las empanadas son textura y sabor; te quemas por comer de arrebatado, hablas con la mitad de la boca llena mientras tratas que el juguito de la carne no te queme la garganta, pedis más vino al del lado y te quejas cuando alguien las come muy rápido, pedis que disfruten, están muy buenas. Y exigís un recuento de cuantas se comió cada uno, hay uno que siempre miente.

Las empanadas tradicionales no existen, dependen de la región de Ar- gentina (y Sud America), las existen con relleno de papa y carne, con zanaho- ria o sin zanahoria, las que no tienen carne y solo choclo, las de cebolla con queso, las de jamón y queso, las que vos quieras, ahi están, sin prejuicio como lo tendrías con una pizza con ananá, las empanadas se adaptan, se pi- den o hacen en gran cantidad y nunca sobran.

Las empanadas son un abrazo, es preguntar si son fritas o al horno, es mirarlas dos veces después del primer bocado para estar seguro que estas comiendo la que querés comer, y si te equivocaste, nada, te la comes igual y en modo de líder de guerra avisas que “las que tienen esta marquita, son las de jamón y queso, ojo!”

Las empanadas se disfrutan si o si entre amigos, donde generalmente las his- torias, los chistes y conversaciones relajadas se integran con el olorcito a em- panadas de fondo.

Las empanadas se agradecen y uno debe siempre extender la invitación a volver a juntarse, las empanadas son la excusa perfecta para estar entre ami- gos, para mirarse a los ojos mientras te manchas la remera.

Las empanadas vienen en docenas, como los amigos.


Fotos tomadas originalmente para The Lausanne Guide, post review de las empanadas Unicas.ch que producen empanadas estilo Argentinas en Lausanne, Suiza.

Gluten

Aviso importante: Este post no tiene ningun dato cientifico, tampoco quiere representar una generalidad de todas las personas o casos, es mi experiencia.

Hace ya casi 1 año y unos meses decidi cortar con las comidas o todo aquello que tenga gluten.

Debo reconocer que al principio fue una iniciativa de lo que fui leyendo por ahi, de lo que otros amigos me contaron y asi de a poco decidi probar.
Debo tambien reconocer que esto requeria un desafio mucho mas grande que el dejar gluten, que en realida podria ser dejar de fumar y es ahi el desafio de tomar tal vez una decision mas drastica que lo necesaria.

A por todo

Al principio el corte fue total, deje de comer las cosas mas clasicas como pizza, cerveza, pan, etc. Principalmente porque pense que si no era algo drastico, de cortar de un dia para el otro el efecto no iba a ser tan notorio (asi como leyeron), durante los primeros meses y convencido de que estaba haciendo las cosas bien aproveche el envión para tambien cortar con chocolates (lo mas que se pueda), coca cola y exceso de lacteos. El resultado fue fantastico, despues de unos meses no solo me sentia con muchas mas energia y pilas (tal vez auto-incentivado por la nueva dieta), sino que tambien bajaba de peso (que al fin y al cabo queria saber si era el gluten lo que hacia que yo suba tan rapidamente de peso).

Me empece a dar cuenta que durante los entrenamientos y salir a correr (cosa que nunca hacia antes) estaba a full, siempre a tope, y claro como resultado de un cambio tan abrupto, si probaba algo que tenia gluten, el mundo se venia abajo, se fijaba el peso y entre culpa y cagadera sentia que si, el gluten era lo malo.

Dato no cientifico

El decir hoy en dia que no comes gluten (sin ser celiaco) se ha vuelto algo cool y un fantastico negocio de las grandes empresas aclamando que respetan el proceso completo (mientras despues transportan todo en un mismo camion). Empezas a ver algunas comidas como si estuviese todo mal, te pasa por la cabeza que “la gente no entiende” y al grito de “quien fue el hijo de puta” que come milanesa y empuja el pure con el pan… te la das de guapo.

Lo que si me he dado cuenta que reduciendo bastante la cantidad de consumo de productos con gluten me han ayudado a entender como flutua mi peso y por ende mi animo.
Al fin y al cabo la culpa y la humedad es lo que mata.

La dieta

A lo que voy con todo esto, es que como todo exceso sea gluten, sea azucar o lacteos, frutas o carnes, todo exceso sabemos que no es muy bueno, y despues de mi experiencia puedo decirles que exagerar en las restricciones ayuda unicamente si hay un objetivo a largo plazo.

Curioso o no, el reducir al maximo el gluten en mis dietas me ayudo muchisimo a mantener el peso y hasta bajarlo. Y seguramente hay miles de estudio que dicen que es malo, que es bueno, que no hace nada y lo que te cuento es mi experiencia.

Mi dieta se ha vuelto mucho mas sana, motivado por descubrir nuevos reemplazantes o tal vez por el solo hecho que me gusta cocinar, empece a buscar recetas y cocinar mucho mas sano de lo que venia haciendo, y creo que aca esta la clave, porque hoy en dia cuando me clavo una pizza (y con mucho placer! o una rica hamburguesa) el hecho de que toda la dieta este equilibrada hace que si es el gluten lo que me hace “mal” no sea tan malo.

I’ll be back

Gluten is back

Con esto no me estoy dando por vencido, no es que se acabo la mentira, simplemente digo que como no soy celiaco, me seguire cuidando de tener una dieta balanceada, donde si tengo la opcion de no comer pan o algo con gluten no lo voy a hacer (como por ejemplo la cerveza que me saca una panza! jaja), porque al fin y al cabo me ayuda a sentirme mejor conmigo, porque sino muy facilmente me clavo 12 medialunas en medio dia, por en realidad no hay nada malo tal vez en el gluten o los lacteos, pero me ayuda a tener una dieta mas tranquila. Dicho esto seguiremos haciendo pasta casera y disfrutando de la vida como siempre.

Encontrandole la vuelta

Por donde empezar, a ver… cuantas veces nos han dicho “tenes que disfrutar lo que haces, sino deberías cambiar” y esto lo tratamos de aplicar a casi todo lo que se nos cruza, es cierto que es facilmente aplicable al trabajo y lo voy a tomar por ese lado en este post.

Cuantas veces hemos dicho convencidos de “estoy disfrutando lo que hago! pero quiero algo más” y nunca estamos conformes de lo que estamos haciendo, esto es bueno y malo, pero tampoco quiero entrar en esos caminos.

Mi idea de encontrarle la vuelta a lo que uno hace pasa un poco más por la diferencia cuando UNO ES quien lo hace. Y no me vengan con “claro el señorcito se divierte con drones y helicópteros!” porque no es sobre algo puntual, quiero compartir en este post como es que trato de pasarla tan bien en lo que hago que hasta a veces parece que ni siquiera estuviese trabajando. Y acá es cuando se me vienen todos a matar.

Durante varios años he recibido comentarios de todos los colores, generalmente cuento de mi dia de trabajo o lo que estuve haciendo en la semana y automaticamente me dicen “ahhh pero que bien que la pasas vos eh!”, “vos si que no laburas”, “che, vos de laburar no, no?”. Pero a que se debe todo esto? Sera la manera que cuento las cosas? o sera de la manera que trato de vivir las cosas? y si dijo SI a las dos anteriores, señora/señor esta en lo correcto. TODO en mi forma de trabajar pasa por la forma de vivir las cosas, de tratar de dejar algo a cambio de lo que estoy haciendo y en esto, que también me deje algo a mi.

Pero como?, estas haciendo un banner horrible para una campaña y me decis que lo estas disfrutando? No. Claro que no, probablemente odie todo el mundo en ese preciso momento, pero intento buscarle la vuelta por otro lado, ya sea la persona que este al lado mio, el cliente, la música y la gran mayoría de las veces es donde el sentido del humor me salva de estas tareas, ahora en cambio, cuando se que puedo colaborar mucho más, en tal vez el proceso creativo es cuando ‘ lo doy todo’, es cuando mas comodo me siento, tiro todas las ideas sobre la mesa sin dudarlo. Y cada uno tiene su especialidad, uno sabe en que es uno bueno y en que uno puede dar lo mejor.

Claro que es importante encontrar lugares en donde se resalte más lo que uno sabe hacer bien o donde uno puede hacer la diferencia de lo que se viene haciendo, no hay dudas. Yo siempre estoy agradecido por tener trabajo, por hacer lo que me gusta hacer y si encima de eso me rodeo de gente que tiene la misma pasión y ganas de hacer las cosas, se hacen cosas lindas y se la pasa muy bien.

Le encontre la vuelta, encontre la forma de que aunque sean cosas que no me gusta hacer, darle un toque de humor que me lleven a lo que lleve rápidamente, ejecuto y soy un hielo cuando es necesario y ayudo en todo lo que se pueda a los que me rodean, confío plenamente que si uno es un buen colega y le pone todo, lo que sigue va a ser aun mejor. Me alejo de personas que trabajan solo por compromiso, que hacen las cosas porque se las piden, que no desafían lo que se pone sobre la mesa, los que siguen lo que hacen todo el mundo.

Toda esa mezcla me ha dado buen resultado hasta el día de hoy, también creo que es porque siempre he buscado hacer lo que me apasiona hacer.

Responsabilidades laborales

Cuantas veces nos ha pasado en el trabajo que nos preguntamos…¿que es lo que sigue en este trabajo/empresa/puesto?

Esto fue algo que sucedió justamente los otros días conversando al respecto con una amiga a causa de que un chico nos comento que dejaba el trabajo en el cual estaba porque tenía demasiadas responsabilidades y encima querían que el sea más “project manager” que “developer”. Y la primera reacción que uno tiene en la cabeza es ¿por que alguien no quisiera más? ¿MAS…que es “más”?

Y el debate se abrió hace varias direcciones, pero una de ellas – y la que me pareció interesante – es como muchas veces el pasar de algo que uno sabe hacer a hacer algo que requiere mucha mayores responsabilidades (siempre pensando que es para bien, y sin ir en contra de cualquier project manager), es donde algunos no pueden entender como alguien no quisiera ser lo que ellos suponen es “mejor para vos”. Pero son más responsabilidades, estar más ocupado, estar más saturado, mejor para uno?

Y claro, entramos en el debate de que depende también mucho de lo que uno quiere y hacia donde uno quiere llevar la corriente, y este chico renunció justamente por eso, porque va en contra de lo que el quiere hacer y le gusta hacer, pero no porque sea un mediocre que quiere ser programador toda su vida, sino todo lo contrario. ¿es tener más responsabilidades (y suponiendo que eso también afecta el sueldo) mejor para uno?

A mi me paso algo parecido, me ofrecieron estar mas involucrado en tarea de seguimiento de proyectos, de planning y manejo de recursos y dije que no. Pero no porque no me guste hacerlo o no tenga la capacidad de hacerlo (aprendiendo estimo que podría hacerlo y bien), sino porque no es lo que me llama la atención, no es lo que me motiva y no va a serlo, y lo dije: Puedo hacerlo, pero no es lo que me apasiona hacer.

Pero volviendo a la pregunta ¿si “más” muchas veces suena como “la mejor opción”, porque no puede ser “menos” algo también bueno?
Y creo que esto viene también relacionado a esta locura que si no haces mil cosas, y estas ocupado todo el día entonces parece que uno no rinde, y es justamente todo lo contrario…

Da para seguirlo al tema…

 

La música que nos inspira

La música tiene todo eso que nos pone en situaciones y momentos que nos recuerdan personales, lugares, sentimientos y un montón de cosas más.
No pienso en hacer una critica musical sobre el tipo o estilo de música que cada uno escucha, pero si voy a contar mi experiencia con la música, creo que es uno de los complementos más importantes que vivo todos los días.

Para mí, la variedad en la música es una de las cosas más importantes, ciertamente uno muchas veces pasa o mantiene un estilo por mucho tiempo, y vuelve a ese viejo disco, de esa banda en particular que sabes que te sabes todos los temas, que haces el piano con los dedos, y que la bateria tranquilamente podrías ser vos el que esta ahí tocando.
Pero la variedad me ha hecho descubrir un montón de otras cosas que tal vez quedándome en un solo estilo tal vez (o no o si) me hubiese pasado, disfruto muchísimo y trabajo prácticamente con música siempre de fondo.

La variedad particularmente la he recibido de mis padres, en casa siempre se escucho todo tipo de música, siempre hemos cantado discos completos en el auto, y por que no gastado la cinta de los cassettes grabando y grabando temas de la radio, con Caro mi hermana, nos estamos siempre recomendando nuevas bandas, sean en español, sean en ingles, o porque no en algun otro idioma raro, de hecho las veces que mi papa viajo al exterior, siempre nos trajo música de allá, donde estuvo, y lo escuchamos, lo bailamos y porque no intentamos cantar, claro el arabe nunca fue facil, pero imaginarse lo que dice “beresín-beresín” puede hasta generar peleas internas de si es o no un insulto. jaja

De todos los trabajos donde he estado y pasado, desde el primero arreglando los findes computadoras en el centro, escuchando genesis, hasta en agencias en donde la playlist o lista de temas era un foro común a “bancarse lo que suene, y sino a ponerse los auriculares macho”. Pero por suerte en todas las empresas siempre ha habido buena recomendaciones y hasta escuchar nuevos estilos, que tal vez hoy ni me hubiese imaginado.
Hoy por suerte y hasta como freelance, eso sigue sucediendo, nuevas y nuevas bandas, géneros, estilos, se escuchan y gracias a esto descubrir nuevas cosas.

La música pasa a ser un estilo de vida.
El “escucho de todo” no es que todo me da lo mismo, aunque ciertamente hay cosas que no me interesan mucho escuchar o no disfruto, sino que es más un “escucho de todo, todo lo que disfruto escuchar”. Y aquello que parecía tan aburrido, y el no me gusta, hoy lo escuchas y lo recomendas.

La música tiene de todo, o lo tiene todo.

Seguramente todo este interes por la música tambien viene por todos los años que hice de Piano, no lo se, pero a veces no deja de sorprenderme como uno puede escuchar o ver un show de alguien que nunca escucho en su vida y emocionarlo tanto.

Les dejo esta muy linda charla sobre la música y la pasión

Lo basico

Una de las cosas que más me ha asombrado desde la llegada a Suiza, es el manejo que existe de transporte público, y no es para menos, aunque mucha gente se maneja a traves de sus autos para ir a trabajar, la mayoría se maneja gracias al tren, metro, bicis y por que no monopatín (era solo para mencionarlo porque me compre uno! jaja).

No es para menos, y sin animos de comparar con Córdoba donde el tema transporte es bastante sensible (de lo mal que anda), es algo totalmente básico por donde se lo mire, y solo estoy hablando del transporte, podría dar otros ejemplos.
Es lo que la gente más usa, más consume, y seguramente más ingreso le genera, porque no hacer un buen servicio?.
El servicio esta garantizado gracias a ciertos procesos que existen de cumplimiento de las tareas, nada y no mucho más que cumplir con el trabajo. Por más lógico que se lo vea, no lo vas a encontrar al flaco tomando un matecocido con criollos y que la gente se cague!, no.

Pude movilizarme perfectamente en bici, gracias a los senderos sobre las mismas calles que existen delimitados, y ojito con que un auto puse la linea amarilla, el respecto y educación vial es algo si para sacarse el sombreso, el que pasa en el auto al lado tuyo, no va a intentar atropellarte para que te de más puntos, todo lo contrario, me ha pasado de autos que disminuyen la velocidad al pasar cerca de las bicis.

Lo básico, permitir que la gente se pueda movilizar a sus trabajos, a sus casas y porque no a los bares que tantas cervezas ricas tienen. ¿ustedes se creen que la gente se queja de lo caro que sale moverse en metro/tren acá? No, no mucho, menos si sacas pases anuales, pero es porque la cosa funciona y funciona en serio.

Al rato, a los días, te das cuenta que te acostumbraste, a que en el momento que te tenés que tomar el transporte público podes estar pensando en otra cosa.

Nota de color: Antes de escribir este post, estuve controlando horarios de trenes, metros y esto de andar en bici…

Esto claramente NO puede ser comparado con Córdoba que tiene a demás de este problema colapsado otras cosas.

Perros al circo

Una de las grandes creencias populares, o por lo menos que se comenta de taxi en taxi, de señora en la puerta de la casa barriendo hasta en la feria de la plaza es de que la epoca en cuando desaparecian los perros de la ciudad de cordoba.

Pero claro no es que desaparecian porque algun tipo de ovni se los llevaba para saber como era el estomago de un perro cordobes, sino que lo curioso es que se comenta que los perros desaparecian cada vez que un circo llegaba a la ciudad.

Momento. No piense mal, no se lo comian la gente del circo, no era que hacia un gran estofado con el pobre Terry.
No casualmente esta creencia popular habla de una carreta, que llevaba atada del cuello una perra en celo, y llamando la atención de cual alzado perro aparecia y seguia a esta perra hasta el circo donde ZACATE, eran el bocado de los Leones.

Asi es, esta creencia popular dice que los circos alimentaban a los leones de la ciudad donde paraban con los perros callejeros.

Ahora sabes lo que paso con el Bobby ese verano del ’96