Vivir afuera pasa por otras cosas

Dicen que lo mas complicado es estar de acuerdo, aunque sean años de relación o algunos meses, cada uno tiene sus ideas y su forma de procesar las cosas, es cuando muchas veces la buena paciencia y la comprensión (y no la presión) juegan papeles fundamentales.

En nuestros planes a Europa hubo mucho de todo un poco, claro, pero también objetivos en común; después vuelvo a esto.

Para nosotros el hecho de viajar lejos y dejar un montón de buenas cosas atrás (entiéndase por personas, recuerdos, lugares, costumbres, etc) implicaba mucho mas que lo divertido que puede sonar conocer otros lugares, si bien el destino era importante, el desafío era el desafío de probar, hacerlo juntos, era lo interesante de la cuestión, y parte del objetivo que mencionaba mas arriba.

No creo que exista formula perfecta para mudarse a otro país o para saber si uno va a estar bien o mal, muchas veces uno sigue lo que a uno le parece que esta bien, pero esto es distinto cuando uno viaja de a dos. Y el viajar y vivir afuera es otra cosa, es estar de acuerdo en un montón de cosas de antemano, y por sobre todo que los objetivos y sueños de cada uno puedan tener una oportunidad.

Y esto es realmente muy importante, que la oportunidad de que los sueños de cada uno, ya sean en plan de compartidos o personales, tengan un espacio es casi tan importante como los objetivos, dependiendo en base a que se mueva cada uno y las prioridades.

Otra cosa que muchas veces nos genera falsas expectativas es la realidad de las cosas, decir que uno “esta mejor afuera” es igual o peor de falso que decir “acá  uno no puede avanzar” (a menos que uno se encuentre en una situación extrema o guerra, ustedes me entienden). Pero dicen que la procesión va por dentro y muchas veces así lo es, sobre todo en otro lugar donde el idioma es distinto, las costumbres y la gente, se piensa mucho en todo y poco en todo, se nos mezcla todo y queremos estar en dos lugares al mismo tiempo, imposible.

Cuando planeamos nuestro viaje a Europa hubo todo un proceso previo, hubo etapas de común acuerdo y completo desacuerdo, pulimos muchas cosas antes y durante el viaje y por sobre todo tiramos para el mismo lado. Es imposible estar en un lugar ajeno si las dos partes no están tirando para el mismo lado, uno puede ser mas o menos susceptible a creer que las cosas pueden o van a funcionar, pero sin el apoyo y confianza, es imposible.

Y ya mencione la palabra imposible dos veces y hasta tienen cierta connotación negativa, disculpen, pero no es la intención, no es la intención de desmoralizar a nadie, es simplemente compartir lo que por ahí no se dice a voz alta.

Imposible es no pensar en hacer lo mejor por los dos, es desafiarnos, en protegernos y cuidarnos, de esto se va juntos a la par, no hay otras vuelta.

Ahora que han pasado mas de 2 años y medio que estamos afuera, y con un montón de cosas procesadas, les puedo contar que no es fácil, que uno la pelea todos los días, pero también uno la pelea todos los días en casa, de local. Creo que también pasa por como uno se toma los cambios, por el poder de adaptación que tenga cada uno y cuanto este uno dispuesto a adaptarse y a no cambiar, cada caso es distinto, cada lugar, trabajo lo son, no existe formula perfecta más que apoyarse el uno al otro y tirar para el mismo lado, como lo haríamos en cualquier otra parte del mundo, ya sea en Suiza, Argentina o Bora bora.

 

 

11 responses to “Vivir afuera pasa por otras cosas”

  1. Eli says:

    Cortito y al pie, directo al corazón. Gracias por compartir, amigo.

  2. Gracias por compartir tu experiencia, sirve de mucho y mas cuando uno está pasando por casi la misma situación… estamos como perritos en un estacionamiento, queremos salir a morder todas las cubiertas, no sabemos cual pero sabemos que queremos una cubierta y que alguien comparta su experiencia como vos lo haces nos ayuda a mantener la calma y saber que todos pasamos por ese proceso, y que la cubierta llega en algún momento (?). Me volé con la analogía pero espero se entienda el estado de ansiedad y desesperación que uno pasa de a ratos cuando planifica algún cambio de este tipo.

    • Gato says:

      Hey Martin! muchas gracias por el comentario!, creo entender cual es la analogía que queres representar, ahora me dio hambre de whiskas (no entendía nada! jaja).
      Hay cosas que necesariamente hay que llevarlas con calma, no se pueden apurar procesos y menos cuando son ajenos a uno, si se puede AYUDAR a alguien atravesar ciertas etapas, pero siempre respetando los tiempos. De esto se trata de ir a la par.

  3. Barto says:

    Muy bueno Gato :) Abrazo!!

  4. Sonycles says:

    Las palabras justas en el momento justo.
    Abrazo amigo y besines para la Vachis.

  5. Milton! says:

    Muy bueno! Lo leí hoy a la tarde y me encantó conocer un poco más del “detrás de escena” de irse a vivir afuera (y derribar algún que otro mito, de paso).

    Muchas gracias por compartirlo, querido! :)

    Abrazo grande!

    • Gato says:

      Hola Milto querido!, me alegra que ayude un poco mas a entender que es lo que sucede tambien de este lado sin ponernos nostalgicos o pesimistas ;)

      Abrazo grande para vos tambien! Manda alfajores!

  6. Vicky says:

    Justo ayer nos colgamos hablando con Hernán sobre el “irse a vivir afuera”. Y hoy encuentro este post, re alineación cósmica boló, esto TIENE que significar algo (?). Hablando en serio, coincido con muchas cosas que decís. Es realmente un día a día, y nunca se obtiene un resultado binario del tipo “acá es mejor/allá es mejor”, son las 50 sombras del expat. Irse de a dos tiene sus propios desafios, hay que congeniar muchas cosas, objetivos, ganas, energías, nuevos amigos, nuevas rutinas. Creo que lo más importante es no perder la capacidad de soprenderse, las ganas de querer sorprenderte y explorar. Y es maravilloso observar cómo uno va mutando a lo largo del camino. ¡Gracias por compartir Gato viajero!

Leave a Reply

Your email address will not be published.