Pamela, y su perro

Historias de bondi es algo nuevo que estoy tratando de hacer para mantener la cabeza activa en otras cosas que no sea solamente la computadora.
La idea es bastante sencilla, tengo entre 20 a 30 minutos de colectivo todos los dias hasta el trabajo (o 12min en monopatin, pero ahora esta medio frío)
La cosa es asi, veo la gente del bondi, y en base a lo que percibo o imagino creo una historia, ellos tal vez simplemente esten sentados y mirando para un costado, yo trato de imaginar toda una historia en base a las pocas cosas que hagan o me demuestren, por lo cual la historia puede diferir de lo que sucedio realmente.

Hecha la aclaración, aca va la primera:

El cargaba con muchas cosas, una cara de haber dormido muy poco, una etiqueta de puchos, unas llaves, un diario con algunas paginas dobladas, sentimientos encontrados y a su lado una niña de no más 7 años. Ella quien para mi se llamaba Pamela, pedía atención constante, mostraba sus nuevas botas rosas para la lluvia (a pesar de que no llovia), le preguntaba al padre si faltaba mucho para llegar; el mientras tanto se acomodaba la bufanda como si fuese una corbata, le pedia que se quede quieta (tal vez Pamela le hacia acordar a su madre que ya no estaba).

El ordenaba las cosas de la mochila rosa de Pamela, le explicaba por que lo hacia, ella atenta al detalle de como ponia las cosas hasta que en un momento en el mismo colectivo subio una señora con su perro. Pamela olvido que estaba en el colectivo y quería ir a jugar con el (hasta yo pense ir a jugar con el perro) quien le guiñaba el ojo a Pamela para que vaya a jugar, sacando la lengua en gesto de “estoy listo”. Ella salto del asiento y el padre con la misma mano que se estaba acomodando la bufanda una vez más la detuvo, la sento y le dio su telefono para que se distraiga con los colores de la pantalla.

Pamela sabia y astuta para su edad, sabiendo que no podía ir a jugar con el perro lo que hizo fue activar la camara del telefono y a traves de la pantalla miraba el perro y jugaba con el, el padre nunca se dio cuenta, ella le sonrío al perro y el antes de bajarse del colectivo con su dueña le paso la lengua por sus botas en gesto de que habia entendido todo. Hasta la proxima Pame!

Historia de bondi, 02.11.12

One response to “Pamela, y su perro”

  1. […] Me entusiasme con la idea de las historias de colectivo, he escrito varias ya en mi anotador y he comenzado a escribir algunas en mi blog […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.